Prof. Antonio Sànchez: Bergoglio es antipapa, y Ratzinger nunca ha abdicado

Ahora también el prof. Antonio Sànchez catedrático de derecho de la Universidad de Sevilla dice que Bergoglio es antipapa, y que Ratzinger nunca ha abdicado

de Andrea Cionci

(Testo original italiano qui)

El 29 de junio, precisamente en el día del 70 aniversario de Joseph Ratzinger como sacerdote, que es también el aniversario de los Santos Pedro y Pablo, recibimos la respuesta del profesor Antonio José Sánchez Sáez, catedrático de Derecho de la Universidad de Sevilla (fundada en 1505).

Tras la drástica demolición por parte de Bergoglio de Summorum Pontificum -el acto más importante del pontificado de Benedicto XVI por el que liberalizó (obedientemente) la misa en latín -la misa por excelencia, dotada de “absolutas garantías de catolicidad”-, llega el momento de proponer esta entrevista sobre un tema que -tomen nota- todos los medios de comunicación suelen evitar como la peste. Inexplicablemente, también lo hace gran parte del mundo tradicional-conservador, que probablemente se engañe pensando que puede llegar a acuerdos para el periodo post-Bergoglio, ignorando la inevitable espada de Damocles de una sucesión natural anti-papal, en caso de renuncia inválida de Ratzinger.

Sin embargo, en un país civilizado, la gente habla, discute, incluso amargamente, pero se enfrenta: diálogo, puentes, no muros. Sería deseable que alguien lograra derribar esta completa reconstrucción nuestra, pero hasta ahora nadie lo ha logrado (ni siquiera lo ha intentado): AQUÍ

Con 80 publicaciones, varias estancias de investigación en las universidades de Harvard, Bolonia, Florencia, Frankfurt, Sorbona y 5 premios académicos, el profesor Sànchez escribe desde hace años en la web católica comovaradealmendro.es’. En la actualidad, es el profesor universitario con el currículo más autorizado que ha tenido el valor de “poner la cara”.

P. Profesor, desde hace tiempo dice que sigue nuestra investigación sobre la renuncia de Benedicto XVI…

R. “Durante muchos años, los que pensaban que el único Papa reinante era Benedicto XVI han estado solos, incomprendidos por la Iglesia. Es reconfortante ver cómo un importante periódico italiano ha decidido discutir este tema, que es fundamental no sólo para los católicos.

P. Ningún otro medio de comunicación habla de ello, aunque debería ser el caso periodístico del milenio…

R. “La gran mayoría piensa que el Card. Bergoglio es un papa malo, pero básicamente el papa. Critican sus delirios, pero lo consideran un padre. Y esto lo fortalece aún más. Otros son simplemente católicos mundanos, contentos con sus innovaciones. Finalmente, otros sospechan que Francisco es un impostor, pero no se atreven a hablar de ello en público.”

P. Desde su página web, usted afirma que la masonería eclesiástica ha colocado por la fuerza a Bergoglio en el trono de Pedro. ¿Cuáles son las pruebas?

R. “Desde la valoración de las logias internacionales, hasta la inclusión de elementos masónicos en la liturgia y la devoción, pasando por la retórica sobre la Hermandad Universal… Baste decir, por ahora, que el padre Malaquías Martín, un jesuita muy erudito asesor del Card. Bea, que leyó íntegramente el Tercer Secreto de Fátima (incluidas las palabras de la Virgen aún no reveladas), escribió un libro titulado “La casa barrida por el viento” donde explicaba el plan de la masonería eclesiástica: forzar la renuncia del Papa para imponer un falso Papa que, aprovechando la obediencia del clero y de los fieles, llevará a la Iglesia a la gran apostasía profetizada por San Pablo. Lo que no sabía Malaquías Martín es que Benedicto XVI estaba preparado desde hace tiempo y no dimitió válidamente, permaneciendo como Papa: un juego maestro”.

P. ¿Por qué razones principales su dimisión sería inválida?

R. “Me sorprendió, cuando leí con calma su Declaratio di rinuncia en latín: el Papa Benedicto no renunció al munus, como establece el canon 332.2 del Código de Derecho Canónico, sino al ministerium. Es como si un profesor renunciara a la docencia sin dejar su cátedra, permaneciendo como profesor en la Universidad. Además, Benedicto XVI nos ha dado otra pista al convertirse en “papa emérito”, un título canónicamente imposible ya que para ser emérito es necesario haber cesado en el cargo por edad o por renuncia aceptada… y ninguna de estas dos condiciones se cumple en la renuncia de un papa (canon 185)”.

P. ¿Usted cree que lo hizo a propósito? ¿Quizás, como sugiere el conocido filósofo Giorgio Agamben, para “fortalecer el papado”?

R. “He leído el libro de Agamben “El misterio del mal. Benedicto XVI y el fin de los tiempos”. Estoy de acuerdo en que Benedicto XVI actúa actualmente como un “katejon”, un “poder que frena” la revelación del Anticristo (Massimo Cacciari también ha hablado de esto). Sabemos que Benedicto XVI conoce perfectamente los mensajes marianos de Fátima, Garabandal, Akita. Actuó así deliberadamente, sabiendo que los lobos vendrían a por él (porque ya lo habían hecho contra Juan Pablo II). Así que fingió dimitir, pero sin hacerlo, permaneciendo como Papa”.

P. ¿Cómo contraargumentan los canonistas bergoglianos?

R. “Básicamente dicen que aunque la renuncia fuera errónea, queda validada por la aceptación unánime y pacífica de Francisco por parte de la Iglesia (“Universalis Ecclesiae Adhaesio”). Se trata de un trágico error, porque esta doctrina nunca pretendió salvar, curar o considerar cumplida la condición sin la cual nunca se podría iniciar un procedimiento. En el caso de la elección papal, la sede debe estar vacante: el Papa reinante debe estar muerto o haber abdicado válidamente. Según el canon 126 (doctrina del error sustancial) la renuncia de Benedicto era nula, la sede no estaba vacante y es imposible remediar este error sustancial a posteriori. No importa que la inmensa mayoría de la Iglesia crea que el Papa es Francisco: incluso los judíos preferían a Barrabás antes que a Jesús, pero se equivocaron”.

P. En el libro de entrevistas “Últimas conversaciones”, Ratzinger dice que ha dimitido como los papas que, en la historia, no han abdicado. AQUÍ Si sigue siendo el Papa, ¿quién es Bergoglio?

R. “Por lo menos un ANTI-PAPA”. Muchos creen que también es el Falso Profeta del Apocalipsis”.

P. Muchos piensan que después de Francisco un nuevo cónclave pondrá las cosas en su sitio. ¿Es esto cierto?

R. “No, en absoluto. Un cónclave con 80 cardenales nombrados por un antipapa sólo puede elegir a otro antipapa. Toda la línea de sucesión de Bergoglio es antipapal. Ya no habrá una restauración eclesial, sino un descenso hacia la gran apostasía de la Iglesia católica visible, que perseguirá al “pequeño remanente” fiel, la verdadera Iglesia”.

P. Por cierto, el canal de Don Minutella, el sacerdote más seguido en Italia y fiel a Benedicto, ha sido cerrado por Youtube o hackeado… AQUÍ

R. “Exactamente. Necesitan silenciar la disidencia y para ello se valen de la complicidad de las redes sociales.

P. Los católicos que se escandalizan por las “reformas” de Bergoglio y evitan preguntarse si es el verdadero Papa… ¿están evadiendo la “magna quaestio”?

R. “Sí. Por desgracia, en esta línea de pensamiento hay príncipes de la Iglesia como el Card. Sarah y Müller, el arzobispo Viganó, etc. que confunden a mucha gente.

P. En una reciente entrevista, Francisco recomendó no desperdiciar la crisis, sino utilizarla para establecer un “nuevo orden mundial”. ¿Hay también preocupación por los laicos?

R. “Obviamente: este proyecto concierne a todo el mundo. En concreto, la ONU lleva décadas promoviendo lo que los católicos consideran “pecados que claman al cielo”, como el aborto, la eutanasia o la ideología de género. Juan Pablo II y Benedicto XVI ya lo habían denunciado. Y ahora Bergoglio está perfectamente unido al Nuevo Orden Mundial, ateo, anticristiano y exigiendo obediencia a la ONU”.

P. ¿Por qué los obispos y cardenales no abordan esta cuestión? Es una enorme responsabilidad histórica y espiritual…

R. “Los arquitectos del Nuevo Orden Mundial dominan ahora el mundo y la Iglesia. Los cardenales y obispos informados temen provocar un cisma si hablan abiertamente. Pero es absurdo pensar que Cristo pueda querer la unidad en la mentira, por eso, en la historia, los herejes han abandonado la Iglesia, purificándola. Ahora el cisma se invertirá: serán los que profesan la verdad católica los que serán expulsados de la Iglesia”.

Ya hemos mencionado esta eventualidad con la metáfora del “cuco” AQUÍ Por ahora, el tema sigue siendo barrido bajo la alfombra, de una manera muy curiosa. Probablemente habrá que esperar a la siguiente parada del tren modernista, cuando la misa del nuevo rito, ya manipulada, sufra los siguientes cambios, previsiblemente, con vistas a eliminar el dogma de la Transubstanciación, tal y como explica el historiador Massimo Viglione AQUÍ.

Cuando la intercomunión con los protestantes o incluso una Conferencia Interreligiosa Internacional, o algo similar para crear la religión del Nuevo Orden Mundial, entonces tal vez, comenzaremos a considerar la más obvia de las posibles explicaciones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.